2015: Tu historia no se acaba aquí

¿Dónde empezar? Si quiero hablar de lo que pasó este año de una manera que muestre su significado, es necesario regresar el reloj a 2013 y así empezar desde el inicio. En 2013, empezó una racha mala en mi vida. En retrospectiva, puedo ver que fue el inicio de un ciclo que hizo un circuito completo en 2015. En las partes más difíciles de este ciclo, me aferraba a la idea que las cosas tenían que mejorar, aún si sólo un poco. Rezaba constantemente con esa esperanza de que las cosas mejoraran y tuvieran más sentido, y supe que era probable que las cosas cambiaran. Pero jamás me imagine que cosas iban a ser transformadas y menos que el resultado iba ser algo tan bello. En 2013, cosas fallaron, metas con mucha historia no se cumplieron, y cambios muy duros empezaron a desarrollarse. Perdí la amistad de una de mis mejores amigas, mi plan de estudiar en cierta universidad falló, y tuve que lidiar con estar en otra universidad, lejos de familia y amigas. Para el otoño de ese año, me cambié de universidad; me vine a estudiar a la universidad de mi ciudad natal en busca de un nuevo inicio. El año llevó muchos cambios bruscos que arrojaron un resultado que no era completamente coherente. 2013 fue el año en que las cosas se desmoronaron bastante.

utep

Aventuras nocturnas en el campus

En 2014, las cosas se empezaron a componer lentamente. Al inicio del año, una de mis mejores amigas y yo nos afianzamos a la idea que éste iba a ser nuestro año. Juntas decidimos que este año íbamos a hacer todo posible para hacerlo el mejor año posible y hallar lo que más queríamos. Decidimos que era el año para encontrar amor y felicidad renovada. Aunque estas cosas que procurábamos no se desenvolvieron completamente en 2014, si se empezaron a ver…y en las maneras menos esperadas. Al inicio del año empecé un trabajo en la universidad, el cual me dio más de lo que jamás hubiera esperado. Inesperadamente encontré una invaluable amistad en un compañero del trabajo que también estudiaba en mi universidad. A finales de verano, decidimos trabajar juntos para hacer una investigación con los datos del programa para el que trabajamos. Lo hicimos con la meta de presenter nuestros resultados en una conferencia la siguiente primavera. Una noche después de analizar datos para nuestro reporte, él me sorprendió con un ramo de flores y bellas palabras, algo que no ví venir gracias a mi ingenuidad. Fue la primera vez que un hombre había mostrado interés en mí en una manera tan directa y sincera. Fue una experiencia inolvidable, igualado quizás sólo con la de ver a One Direction en concierto con una de mis mejores amigas ese septiembre. 2014 fue el año de reconstrucción, el año en que las cosas empezaron a caer en sus lugares de nuevo.

En 2015, prácticamente todo cayó en su lugar. Para empezar, cumplí 21 años, lo cual no fue una mala manera de comenzar el año ya que desde ese entonces me he podido acompañar del vino. Unos meses después, hice algo que nunca pensé que llegaría a hacer; presenté el reporte en una conferencia. Mi amigo y yo presentamos con mucho éxito nuestros resultados en frente de profesionales. Un mes después de eso, empecé mi primera relación, y con toda confianza puedo decir que valió la paciencia y la espera. Tenía altos estándares para la persona con quien iba a empezar una relación, y por fin había conocido a alguien que las cumple y mantiene y que inspira auténtico afecto en mí. Ahora, mi mejor amigo, aquél que corrió el riesgo de presentarle un ramo de flores a esta ingenua, es mi novio. En él y nuestra relación he encontrado crecimiento, gozo, amistad, y amor. Tener algo tan precioso me llevó a una despedida muy difícil cuando llegó la hora de irme en el verano. Fui aceptada en un programa que manda voluntarios a enseñar inglés a comunidades en otros países donde hay interés en aprender el idioma. Con los ahorros de mi trabajo, partí al extranjero por primera vez. Pasé cinco semanas y media en Polonia, y me hospedó una hermosa familia que ahora puedo decir es mi segunda familia, mi familia polaca. Siendo acogida por esta nueva familia tuve el gozo de tener dos niñas hermosas, una de 5 años y una de 7 años, como mis hermanas. Estas hermosas niñas han llegado, junto con el resto de su familia, a ocupar un lugar muy especial en mi corazón. Adquirí mucho en Polonia, y me costó tener que dejarlo, pero también tenía mucho que me esperaba en los Estados Unidos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mis hermanas polacas, Gabrysia y Karinka

Al llegar a mi cuidad, vi a mi mama en la sala de espera del aeropuerto esperándome con un ramo de tulipanes. Fue un alivio y un gozo estar en casa otra vez. Este sentimiento sólo fue fortalecido cuando, poco después de haber regresado, fui recibida por mi novio; me lancé a sus brazos abiertos radiante con felicidad. Pronto regresé a mi vida de estudiante, y los retos, gozos, y aventuras continuaron. Hoy en día, una de las cosas que más me alegra es recibir noticias de familia polaca por correo electrónico y por correo regular cuando me mandan fotos y cartas. Este año tan memorable ha terminado, y siento una paz y una satisfacción que no había sentido en años anteriores. Las dificultades y los retos de la vida no han desaparecido, pero ha salido el sol, lo cual hace que el camino sea más claro.

2015 fue el año en que las cosas empezaron a tener sentido. Cosas que habían estado fuera de mi control, que habían cambiado planes y me habían retado con fervor empezaron a tomar una forma más significativa. No fueron simples muestras de lo impredecible e injusta que a veces es la vida; fueron partes que me han ayudado a guiarme a un más grande, más bello todo donde debo de estar; donde estoy ahorita. Fue el año en el que se me recordó y vi con mis propios ojos que Dios tiene mucho planeado para nosotros. Vi que a veces nos deja con opciones limitadas para guiarnos a los lugares donde vamos a tener oportunidades casi ilimitadas. Vi que nos presenta con las oportunidades que tienen el potencial para ser más significativas y adecuadas para nosotros. Es más, vi en acción algo que ya sabía: Dios tiene el poder de transformar fracasos y periodos de inmensa dificultad a pasos hacia un todo superior. Todo esto culmina en que nuestras historias son más que cualquier mala racha que podamos tener. Por todo esto y por todo lo que he recibido y experimentado en 2015, sólo puedo sentir confianza por las buenas decisiones que he tomado para llegar aquí y ofrecerle gracias a Dios por hacer todo lo demás.

Si al inicio de este año nuevo te encuentras como yo me encontré al inicio de años pasados, llena de incertidumbre, en medio de un tiempo muy difícil, o en una etapa de reconstrucción, recuerda que te espera más que sólo eso adelante. Ten fe en que no siempre va a ser así. Ten fe en que por más que estés en un mal momento, Dios no ha dejado de actuar en tu vida. Creé en que muchas veces la mano de Dios está trabajando en una manera que es invisible a nuestros ojos. Acuérdate que tu vida y tus circunstancias no sólo pueden ser cambiadas, sino transformadas, y que tu historia no se acaba aquí.

IMG_20160114_211359_5907

Wesołów, Polonia

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *